Mis Seguidores

Nunca recaes, solo te reacomodas... Ibo

5 sept. 2007

Hago lo que me da la gana!

La constante entrega es como la hoja afilada de la espada. Tiene dos lados que nos pueden matar, el lado de nuestro cuerpo y el lado del cuerpo que nos complace. Y los dos, aunque juntos en ese momento no son garantía de un amor duradero. Creo que en una relación no es la infidelidad lo que pone punto final al amor; sino la facilidad con la que estamos dispuestos al cambio. Es como si estuviéramos ávidos de un placer que llega más allá del placer. Donde rayando la lujuria buscamos amor y amor; donde sabemos que es el factor que más tenemos y aún así buscamos de manera enfática. Si tenemos placer y consentimos nuestros deseos y damos y recibimos, cómo es que siempre queremos más? Alomejor es en la variedad que conseguimos el placer real. Pero, es precisamente ese cambio de piel y de besos, de caricias y de susurros lo que nos convierte en adictos a los reconciliaciones. Y aunque no queramos, hacemos del amor un tedio y la reconciliación es aburrida. Qué es lo que queremos entonces? Más placer, más amor, más lujuria, muchas parejas, varias rupturas, mucho sexo, muchas hojas, muchas vainas y una sola espada; El Amor!

No hay comentarios:

Tu comentario es importante para mi

A VECES SOLO ...

A veces buscamos respuestas en libros, en experiencias ajenas. Buscamos aprender como hacer las cosas y vamos preguntando a quien han logrado sus metas como lo hicieron? Preguntamos y preguntamos y nos responden historias larguisimas de estudios y trabajos arduos. Pues yo te digo algo, a veces solo tienes que seguir 3 pasos 1. Desear 2. Imaginar que lo tienes 3. Esperar que te llegue Asi de simple!
Se ha producido un error en este gadget.