Mis Seguidores

Nunca recaes, solo te reacomodas... Ibo

30 ago. 2007

¡HOY!



Tengo la sensación de un bonito día, de un amanecer fresco.
El regocijo de la alegría, el brillo salado del sol.
Tengo las ganas de vivir rodeadas de empalagosos momentos,
junto a ciertos recuerdos que conforman este hermoso instante.
Siento un futuro rebosante de sencillez,
la felicidad absoluta que me da un nuevo día en mi universo.
Descubrir los sentimientos de los que están a mi lado,
descifrar los gestos y escudriñar las sensaciones.
Tengo hoy el gusto en mi boca de un gran día,
de la seguridad en mi misma, de la hermosura del conocimiento.
Es lo plácido del sentirte bien ese deseo que se mueve por mis venas.
Aventurarme a revivir el amor, colorear las frases,
dibujar las palabras...
Tengo la sensación de libertad en la ligereza del aire, donde revolotean las palomas así abro mi vida.
Ese bello pensamiento que se columpia dentro de mí y me llena de posibilidades.
Las múltiples alternativas que tengo todos los días, las inverosímiles leyes que guían cada día.
Tengo así la sensación de que todo es perfecto,
de un buen café mañanero, respirar el olor a tierra húmeda, ver el rocío en cada hoja, sentir el verde de las plantas y el azul de inmenso cielo.
Tengo hoy esa emoción natural que me brinda la vida,
sin apuros, sin presiones.
Con la exquisita melodía de las aves que pasan, con el ruido incesante de los carros que circulan, con una vida que sigue su rumbo acelerada.
Tengo hoy la sensación de un bello día, de un día feliz.
De un hoy que llega lejos y me dice que será fructífero mañana...

Algo Bueno!



Siempre buscamos diversas formas de estimular nuestros sentidos. Mandando información por la vía nerviosa hasta el cerebro para que esta organice todo, enviando una parte a lo pensante y otra parte a lo sensible. Así se produce un diálogo interno entre lo que pienso y lo que siento. Si en esta conversación hay algo que está peligrosamente cerca de uno de los dos extremos medice que tenga cuidado y en consecuencia, comienza el temor. En este momento la cordura pareciera desaparecer. Y hasta tiene sentido. Buscamos todo tipo de estímulo desde música, comida, colores, lugares, personas, situaciones. Cualquier cosa que nos proporcione una ligera seansción de bienestar. No podemos decir que alguién en específico nos proporcione todo ya que es el conjunto de ese alguien el que nos va a dar ese mínimo de conexión entre la realidad y la fantasía. Esa satisfacción momentánea es causada por todos los factores externos que rodean dicha situación; no por la persona en sí. Aunque a veces quisiéramos que fuese solo por ese alguien. Nos hacemos adictos a nuestras emociones y en consecuencia a todo lo que las rodea. Es bueno siempre y cuando se de una simbiósis y todos esos sentimientos siempre sean de manera recíproca. Ya que la realidad de la vida va acompañada de lo que creamos que es perfectamente posible. Aunque lo perfectamente posible no llega nunca a la visión infinita de lo que es sencillamente real. Quiero decir, que todo debe coincidir; lo que pienso, luego lo que siento, junto con lo que vivo, más lo que me vigoriza incluso lo que sé que es cierto; hacen que mi mundo sea real. Es bueno saber que todo está donde debe estar u qie siempre existe la posibilidad de mejorarlo...
"... solamente el que cruza el río de noche, sabe apreciar la claridad del día..." (antíguo Proverbio Chino)

Un Instante



Vemos en los otros más de lo que somos. Tenemos la tendencia a idealizar a los seres que amamos. Eso en cierto modo nos da la perspectiva de ver siempre más allá, siempre con la idea fija de poder llegar a la altura de ese alguien. Es tan hermoso el darnos cuenta que lo que queremos es único, exquisito, melodioso y es nuestro. Esto nos mantiene con vitalidad con entusiasmo a continuar por ese camino. Ese rumbo que escogimos junto a un ser que pareciera creado exclusivamente para uno, creado para nuestro deleite, para sencillamente amar mas la vida. Es increíble lo que el amor nos hace más allá de conceptos, de definiciones acerca del pensamiento y el razonamiento; más allá de todo cuestiona miento está el amor. El amor correspondido, el amor recíproco, el amor real. Ese que hace que todo gire, que te llena, que te devuelve la sonrisa, que te ilumina la mirada. Es ese el instante en el que el mundo se detiene y solo oyes tu respiración, los latidos de tu corazón se aceleran y parece como si no hubiese nadie más. Es allí en ese segundo que parece eterno donde las miradas se cruzan, donde brillan mas los ojos, donde nace una sonrisa de pura felicidad y así formamos el ser dentro de nosotros. Allí es donde la pareja alcanza tu ideal. Allí en ese tiempo es donde se unen los pensamientos y son más creativas las ideas. Donde vemos más de lo que somos, donde somos más, mucho más que pensamiento y sentimiento. Es en este pináculo de la vida donde estamos abrazados al amor y vemos no solo que todo es cierto, sino que también es un amor eterno y profundo. Donde el idealizar al ser amado es la cima del orgullo y el amor propio. Donde el sentimiento hacia mi pareja es tal y como yo me amo. Donde sé que hay más que un mañana. Donde sé que el hoy y el ahora están unidos a un después. Donde sé que puedo ver más de lo que soy, donde sé que puedo llegar más de donde estoy. Y sé que donde estoy está mi amor...

28 ago. 2007

Cuando tenemos algo nuevo en nuestra vida inmediatamente creamos una pequeña adicción Y es que nuestro cerebro siempre busca la novedad.A través de estímulos nuevos, las neuronas se activan y nos dan una sensación de bienestar. Todo lo que resulta nuevo, diferente, despierta al instante nuestros sentidos y nos hace vibrar con mayor intensidad. Esto nos da la impresión incluso de estar enamorados.
4 formas de vivir con intensidad

Sosegar la mente. La mente siempre pide más. Y a menudo, cuando logra lo deseado, surge una nueva insatisfacción. Es preciso aprender a sosegar la mente, utilizando el medio más adecuado para cada persona: relajación, meditación, técnicas corporales…

Vaciar los sentidos. El exceso de estímulos e información nos sobrecarga y reduce nuestra capacidad de sentir. Cada vez necesitamos mayor intensidad debido al efecto de la tolerancia, y porque estamos acostumbrados a movernos en un estado de actividad y estimulación muy alto. En lugar de seguir llenando podemos elegir vaciar: buscar en algún momento el silencio, la calma, escuchar con los ojos cerrados, relajarnos en la inactividad...

Conectar con las sensaciones. La búsqueda obsesiva de novedad a menudo nace de la razón. Por eso es importante volver a conectar con el propio cuerpo y las sensaciones, pues allí se encuentra nuestra capacidad genuina para disfrutar. Intenta escuchar a menudo lo que estás experimentando en este mismo momento. Fíjate en las sensaciones corporales, la tonalidad de la luz, si sientes frío o calor, qué zonas están relajadas y cuáles están tensas, las emociones que aparecen…

Enfocar la atención. La satisfacción que tanto se busca no se encuentra haciendo muchas cosas o muy interesantes, sino saboreando la peculiaridad de cada instante. Sumérgete en la experiencia, sin comparar

Esa luz en la oscuridad...



Es un reto arduo el día a día. Ese constante cabalgar de ideas y pensamientos entre claros y confusos que se nos avecinan como si fuesen dardos y que en cierto modo no son ni las ideas ni los pensamientos que queremos tener. Vivimos en un interminable estres tanto emocional como espiritualmente. Y es eso en detalle lo que nos hace perder fuerzas. No porque no podamos continuar si no mas bien como si continuáramos sin sentido. Amanecemos y pasamos el día esperando que sea tal como lo vimos al acostarnos mas no necesariamente llega a ser así y entonces es inicia el cataclismo, el holocausto, un mundo de atrocidades que sin motivo comienzan a surgir como pequeños tropiezos que perfectamente podemos esquivar; mas a veces simplemente, no queremos esquivar. Es extraño, es como si de pronto las cosas cambiaran por segundos. Como si en un instante ya no vemos la realidad.
Vemos un mundo paralelo absurdo y luego volvemos, repentinamente a la vida. En un parpadeo. Me ha pasado. Entonces, cuando el velo del temor nos cubre, nada es lo que parece y todo parece que fuese real. Pero como ya sabemos "la realidad es aquello que parece ser". Es aquello que sentimos, pensamos, creemos, vemos y somos. A veces todo simplemente cambia. Otras veces permanece. Aunque siempre cambia; cambia su vibración, cambia la óptica, cambia de frecuencia, cambia en su esencia. Lo importante es adaptarse al cambio y aceptar que lo podemos mejorar. Que siempre tenemos otra oportunidad. Que no todo es del color que se ve. Que todo tiene energía y que como energía que somos lo podemos transformar. No necesariamente tenemos que permanecer en estados meditativos profundos para ver mas allá de nuestro ser. A veces la verdad interna está en las experiencias; y en la sabiduría de aprovecharlas como son; sin pretender cambiar nada. Nuestro estado consciente siempre influye en nuestro alrededor, depende de si queremos que influya de una manera positiva o de una manera insidiosa y perturbante. Es desde el amor que se logran las cosas. Es que el juicio a los demás no nos lleva a ninguna parte. Es mas de lo mismo siempre, pero siempre queremos mas de eso mismo. Siempre queremos exactamente lo mismo. Dentro de tanto mundo, tanta tierra, tanto planeta, tanta gente, tantas calles, tantos colores, tantas cosas; que coincidencia que todos parece que quisieramos lo mismo... si las cosas reales se suponen así, por eso precisamente; por suponerlas reales. Entonces volvemos a la pregunta, ¿qué tan real es la realidad que queremos? será eso lo que nos hace tropezar tanto? que no es lo que queremos si no lo que no queremos lo que tenemos? Quizás es la luz lo que buscamos al ver nuestros días opacos; quizás es el amor lo que buscamos al vernos sin pareja, quizás es a nosotros mismos que nos buscamos porque en realidad estamos un poco perdidos...

22 ago. 2007

Diversidad en el Espejo

Somos el reflejo de varias partes que componen un todo. Un universo en constante expansión, hacia la infinita bondad del amor profundo. Ensanchamos nuestro conocimiento con el aprendizaje, con el constante goteo de nuevas metas y las múltiples opciones de cambio. Nuestro interior está formado de retratos alegóricos de nuestros pensamientos y es éste, quien lleva la batuta de nuestras emociones. Es importante mantener una actitud positiva y armónica para que podamos derribar cualquier barrera de tristeza que intente sobrepasar los muros de nuestros verdaderos sentimientos. El gran holograma de nuestras experiencias y paradigmas; nos rodea en cada movimiento, en cada pensamiento y es en nuestra experiencia que podemos sobrellevar la carga de las consecuencias de cualquier error. Somos una unidad llena de múltiples posibilidades, una unidad elevada a muchas potencias, a enésimas virtudes a infinitas características espirituales que en conjunto formamos la raza humana. Y así como la naturaleza se expresa de múltiples formas, el reflejo de todos nuestros pensamientos; es la expresión pura de lo que somos. Somos más de lo que creemos y podemos desarrollarnos, más de lo que hasta ahora hemos hecho. Al ser energía nos transformamos. Depende de nuestro universo interno el que la expansión de nuestra energía llegue tan lejos que nos mantenga siempre iluminados con propósitos firmes de auto estima y capacidad de amar.

Eres lo que pareces?

Todo lo que hacemos, lo que nos rodea, lo que vivimos incluso lo que comemos y vestimos dice enfáticamente , quiene somos. Así como el modo de caminar refleja cuán bien nos sentimos, de igual manera lo va a reflejar las personas que nos rodean, la forma en cómo fumamos, como tommos la taza del café, cómo vivimos y en especial donde vivimos. Nuestro interior es reflejado en el espejo holográfico de nuestro exterior. En nuestra casa o carro o la ropa y accesorios. A veces vamos por la vida recogiendo cosas como recuerdo; acumulando objetos ya rotos esperando arreglarlos algún día. Nos gusta rodearnos de cuanta cosa nos traiga recuerdos, dese fotos hasta servilletas. Así como al comprar algo ya sea ropa o un carro nuevo o unos zapatos, nos hac sentir especiales. Incluso hay cosas que nos da la sensación de libertad, de felicidad. Eso mismo ocurre con el cuarto, la camam, el closet, el gavetero, todo. Los objetos que nos rodean hacen eso; rodearnos y así mismo se cargan de nuestra energía. Al hacerlo, no solo reciben nuestras emociones sino que las transforman y las redireccionan. Es por este motivo que hay que cambiarlo de lugar y limpiarlo constantemente. Así movilizamos la energía estancada. Cuando tenemos un problema tenemos la tendencia al desorden y tropezamos constantemente con "peroles" viejos que nos limitan el avance. Mientras no arreglemos nuestro desorden interior, nuesto exterior se va a ver afectado. Es mejor buscar algo y encontrarlo donde debe estar, que tener residuos energéticos que nos van a contaminar y no nos van a dan ninguna respuesta. Las emociones y sensaciones son contagiosas; al igual que los colores y las buenas experiencias. Dale una nota armónica a tu vida, mantén en orden tu alma y tus sentimientos para que reflejes siempre lo hermoso de tu interior!

21 ago. 2007

Pensar o Ser...



Tenemos la capacidad de comprender; como noción básica del cerebro. La capacidad de anticipar las consecuencias de nuestras acciones. Esto lo tenemos por el hecho de que podemos "pensar". Y, es por esta razón que podemos resolver cualquier problemas que se nos presente. Enfrascarnos en un tema o momento de la vida, es absurdo y digo absurdo porque una vez pasado el conflicto el hablar siempre del mismo, sería "anclarse a él". Cuando nos aferramos a una creencia o afecto estamos, lamentablemente retrocediendo y al hacerlo tal vez, perdemos oportunidades importantes para nuestro crecimiento espiritual. Si tenemos la capacidad de raciocinio. Podemos darnos cuenta de cualquier problema que tengamos. Al darnos cuenta deducimos inmediatamente y sabemos dónde comenzó y en qué punto va a terminar. Digo esto porque al ver dónde está el problema tenemos ya la forma de solucionarlo. Luego, buscamos la causa y aunque tenemos la tendencia de creer que todo gira en torno a una única causa, igual llegamos de varias opciones a una; siempre somos nosotros mismos la causa imperante en toda situación de conflicto. Entonces pasamos a un último paso; la solución... Sería tan sencillo todo si pensáramos con orden. Sería una panacea del pensamiento clásico y el razonamiento lógico. Sería más fácil y menos dramático. Por qué lanzar el ancla en un mar de calamidades e injusticias? Por qué lanzar el ancla a una sola persona? Si podemos pensar, razonar y solucionar todo lo que queramos. Por qué anclarnos a ese viejo pensamiento, a ese mal dibujado concepto del amor dependiente y cerrado? La lógica nos dice que hay dos valores únicos de razonamiento "verdadero" o "falso". Entonces lanzar el ancla a un pensamiento fijo, del tipo obsesivo negativo, siempre va a estar en la categoría de "falso" y continuar navegando en un mar de pensamiento libre del tipo positivo, siempre va a estar en la categoría "verdadero". Es cuando lo verdadero y lo falso hacen una brecha en su tiempo, haciendo difícil su comprensión creando conflictos de la nada y manteniéndolos como reales. Es allí donde todo se complica sin necesidad. Así que de una forma u otra, lo que pensamos y lo que somos; es siempre el resultado absoluto de la creencia de lo que somos y de cómo pensamos a cerca de quiénes somos...
Tu comentario es importante para mi

A VECES SOLO ...

A veces buscamos respuestas en libros, en experiencias ajenas. Buscamos aprender como hacer las cosas y vamos preguntando a quien han logrado sus metas como lo hicieron? Preguntamos y preguntamos y nos responden historias larguisimas de estudios y trabajos arduos. Pues yo te digo algo, a veces solo tienes que seguir 3 pasos 1. Desear 2. Imaginar que lo tienes 3. Esperar que te llegue Asi de simple!
Se ha producido un error en este gadget.